28 mar. 2013

Bebederos para perdices

Antecedentes

Para dar de beber a las diversas especies cinegéticas, principalmente a las perdices, son diversos los sistemas empleados. En algunos cotos se construyen balsas, más o menos impermeabilizadas, que hay que alimentar periódicamente con cisterna de gran capacidad. Este método es el que más se asemeja a una forma natural y colocado estratégicamente aprovecha la recogida de agua de lluvia, pero indudablemente tiene muchas pérdidas de agua por evaporación y filtraciones siendo el más laborioso, caro de construcción y mantenimiento. Tiene la ventaja de un empleo mixto para caza y ganado.

Otro método muy empleado es el conjunto formado por un bidón o recipiente de gran capacidad -entre 50 y 200 litros- que alimenta una pila o abrevadero cuyo nivel es regulado por una boya. Se suele cercar para que sólo lo utilicen los animales pequeños y evitar que los grandes lo deterioren o lo vuelquen. Tiene como ventaja  la gran capacidad, los inconvenientes del tamaño para su transporte y colocación, además de los problemas que ocasionan las averías de la boya, que provocan el desbordamiento de la pila con el consiguiente vaciado del bidón, o la obturación con el secado del abrevadero.


El sistema que propongo es manejable, puesto que en el maletero de un utilitario se pueden llevar 6 o más bebederos llenos que luego, en terreno accidentado, transportarlos a pie algunos metros hasta el lugar elegido. Es barato. Fiable, no tiene averías al carecer de elementos mecánicos de regulación por boya. Es de escaso mantenimiento y alto rendimiento, lo que compensa su pequeña capacidad.


En mayo de 1997, de forma experimental, se colocaron en un coto de Navarra los 14 primeros bebederos de este tipo y, vistos los buenos resultados, en abril de 1998 se instalaron 42. Durante 12 años se mantuvieron y cuidaron debidamente  en el mes de octubre se recogían, revisaban y almacenaban hasta el mes de marzo que se volvían a instalar en los mismos emplazamientos. Esta labor fue ejecutada unos años  por los miembros de la junta directiva, otras por el guarda y otras se subcontrató a personal interesado. Se observó que los conejos bebían asiduamente, así como perdices, abejas, pajarillos etc.

Material necesario
  • Plato macetero de plástico.
  • Bidón o garrafa de plástico tipo “apilable”.
  • Se pueden adquirir en ferreterías o recuperar de otros usos lavados convenientemente.

 Descripción

Se encuentran en el mercado platos maceteros cuyo fondo tiene 31 cm. de diámetro, su altura  7 cm. y su precio menos de 3 €.


El bidón de plástico del tipo apilable se caracteriza por tener en su cara superior una parte hundida donde se ubica el tapón, que de esta manera no sobresale del bidón (ver dibujo), lo que permite apilarlos unos encima de otros y, en nuestro caso, ponerlos invertidos de manera estable. Las dimensiones, 35 cm. de altura y las partes superior e inferior son un rectángulo de 28 x 25 cm. (que no pasen de los 31 cm. del fondo del plato) Con aproximadamente estas dimensiones la capacidad oscila entre los 20 y 25 litros. El precio en el mercado ronda los 6 €.

Construcción

Con una broca de 10 o 12 mm. Se perforan dos orificios en la parte hundida del bidón, uno a cada lado del asa. Esta labor la podemos hacer previamente o, con un taladro de batería, en el lugar de colocación a donde hemos llevado el bidón lleno de agua.

En el lugar elegido para su colocación en el campo, preferiblemente a la sombra, rebajaremos un poco el terreno para instalar el plato y sobre él colocaremos el bidón en posición invertida. El agua fluirá entonces hasta alcanzar un nivel de 4 cm. en el plato.

Se aconseja rellenar las partes libres del plato, con alguna piedra para que el agua expuesta a evaporación sea mínima.

Buscaremos alguna piedra grande que colocar encima del bidón para que no lo desplace el viento en el caso que se vacíe y también puede ser conveniente, aunque no necesario, calzar con una o dos piedras pequeñas o piezas fabricadas previamente la descompensación que provoca el asa del bidón al sobresalir unos milímetros.

Mantenimiento

En pleno verano los bebederos más utilizados por especies cinegéticas tuvieron un gasto entre 12 y 15 litros al mes, lo que nos da una autonomía mínima de casi dos meses, pero conviene revisarlos una vez al mes y tratarlos con algún producto anti- algas. Conviene ponerlos a la sombra y si procede protegerlos con mallazo de especies como el jabalí. 


Bienvenidos al Aula Virtual de la Unión Nacional de Asociaciones de Caza que se hace con las aportaciones y experiencias de cazadores, juntas directivas, técnicos y guardas de todas las Comunidades Autónomas de España.